martes, 25 de abril de 2017

El Afilador, Jorge Quintana



CARLOS VILLALBA GALÁN


El ciclismo colombiano, el gigante que despertó: "El ciclismo colombiano vuelve a estar de modo. Pero, ¿qué hay detrás de los grandes resultados de ciclistas como Nairo Quintana o Esteban Chaves? Desde sus orígenes, allá por los años 50 con la creación de la Vuelta a Colombia, pasando por la primera generación de oro del ciclismo colombiano, en los años 80, cuando un grupo de escaladores liderados por Lucho Herrera y Fabio Parra llegaron a dominar todas las grandes cimas del calendario internacional. También se explican las causas del declive posterior: el boom del dopaje con EPO y los graves problemas políticos y económicos que sufrió una Colombia azotada por las guerrillas y el narcotráfico" (Jorge Quintana)


JORGE QUINTANA


¿Tiene algo que aprender el ciclismo español del colombiano?

Cuando piensas que no necesitas aprender nada de otro... es que vas camino de tu destrucción. Siempre se puede aprender. Por ejemplo, no hay duda de que muchos equipos europeos deberían preparar la temporada en Colombia, con buen clima, a 2.000 metros de desnivel, con posibilidad de hacer llano y de subir grandes puertos... Sinceramente, los meses de diciembre y enero son perfectos para entrenar en Colombia. Y trabajar en la adaptación a la altitud también se puede aprender de los que más y mejor han vivido esa experiencia: los colombianos.




¿El esplendor del ciclismo colombiano en el futuro próximo, pasa por colombianos que emigren a equipos extranjeros, o por equipos colombianos con corredores colombianos?

No son caminos excluyentes. Hoy por hoy, el nivel WorldTour pasa por ciclistas colombianos corriendo para Movistar, Sky, Trek... Pero en el horizonte a medio y largo plazo no hay que olvidar a Postobón. Es una empresa con capacidad económica ilimitada. Pero, ahora mismo, han apostado por la prudencia. Están dando los pasos de uno en uno. Creo que van a ser un trampolín fabuloso de talentos... hasta que dentro de dos o tres años en Postobón analicen la situación y decidan si siguen en ese camino o dan el salto final hacia el WorldTour. Lo dicho, hasta el momento no hay otra fórmula que la de ciclistas emigrados si hablamos de correr Tour de Francia. Pero Postobón tiene los mimbres y la voluntad de crecer. Es cuestión de ser paciente y esperar para ver hasta dónde llega. Teóricamente lo tienen todo: buen sponsor, calidad en la plantilla y conocimientos en el staff. Pero hay que darles confianza y tiempo para que todas las piezas encajen.






jueves, 20 de abril de 2017

El Afilador, Juanfran de la Cruz



CARLOS VILLALBA GALÁN

De la Vuelta y Ottavio Bottechia: "Pese al retraso de su nacimiento con respecto al Tour o al Giro, y precisamente por esa dilación, la Vuelta Ciclista a España cuenta con una interesante prehistoria de amagos, envites, pasos adelante e intentos frustrados que no es especialmente conocida y en la que intentamos adentrar al lector desde estas líneas. Y al frente, la apuesta frustrada del Heraldo de Madrid de cara a 1925" (Juanfran de la Cruz)

Así introduce el periodista Juanfran de la Cruz su texto incluido en el recopilatorio de artículos y crónicas El Afilador, lanzado por la editorial Libros de Ruta. En él nos sumergimos en una época en la que la Vuelta a España necesitaba de reclamos para ser una de las grandes, como la invitación del ciclista italiano Ottavio Bottechia. De la mano del autor analizamos el presente desde el pasado. 

JUANFRAN DE LA CRUZ 



El inicio de La Vuelta fue complicado como cuentas en el libro pero, ¿crees que en los últimos años se ha avanzado más que en el siglo pasado de cara a consolidar la carrera?

Desde mi punto de vista la Vuelta está más que consolidada; esa labor corrió a cargo de la organización de El Correo. Ellos recuperaron la prueba de cara a 1955, tras unos años de idas y venidas, y en poco tiempo le dieron una notoriedad de puertas para afuera que antes no tenía. Fue un trabajo tremendo, logrando poco a poco traer a grandes figuras del momento. Pero con muchas menos ediciones de vida que el Tour o el Giro, la Vuelta ya era considerada como 'la tercera grande' en las postrimerías de los años sesenta, y desde entonces en campos como el alojamiento o la alimentación tiene un renombre y recibe elogios. La tercera grande; aunque a distancia de ambas, eso es indudable. El Correo primero y Unipublic después han hecho un trabajo enorme. Pero en todo este camino siempre hay altos y bajos, aciertos y fracasos... Eso no hay que olvidarlo. Ni que una carrera es un fenómeno que depende de factores múltiples, recibe influencias varias y trabaja con condicionantes diversos. De la Vuelta actual más que hablar de consolidación, lo haría de modernización. La carrera se ha puesto las pilas en apartados que a lo mejor no había cuidado mucho, y pienso sobre todo en la explotación de sus posibilidades geográficas, promocionales y turísticas. Y esto lo resume muy gráficamente que un puerto como el de San Glorio, tremendo por Cantabria, no haya debutado en la Vuelta hasta hace un par de años. La Vuelta ha madurado. O mejor dicho está en ello. Hay mucho por hacer, o que se podría hacer. Pero echar la vista atrás y pensar en las ediciones de mediados los 90 o una década atrás deja patente ese salto adelante.  Siendo mucho más joven que el Tour o el Giro, está en esa misma onda. Y también creo que no existe obsesión o recelo hacia ellas, en absoluto; no hay ese complejo de inferioridad que otrora si existió e incluso se manifestó con el cambio de fechas a septiembre (porque la UCI, antes que a la Vuelta, se lo dejó caer al Giro, no hay que olvidarlo); la Vuelta se ha centrado más en su camino, trabaja en un modelo que gustará más o menos, pero que conlleva, por llamarlo de alguna forma, una coherencia. Me llama mucho la atención el gran número de finales y de salidas inéditos que han tenido lugar sólo desde la adopción del jersey rojo para el líder. Entre 2010 y 2016 nada menos que 59.



Si en su día el anuncio de la participación de Bottechia fue un reclamo para La Vuelta, ¿crees que todavía hace falta algo así con nombres como Froome o Quintana?

Bottecchia era un reclamo, aunque seguramente poco fiel a la realidad y, visto lo visto, con poca influencia en el éxito... Los reclamos han existido siempre y siempre existirán, y pienso en una perspectiva totalmente mediática: los medios de comunicación, todos, da igual el soporte, siempre en función de sus posibilidades y sus coberturas, siempre van a tender a resaltar nombres. Favoritos. Estrellas. Y dentro de las idiosincrasias mediáticas de la Vuelta funciona muy bien, o lo ha hecho desde que este modelo cuajó en la década de los años 80 en parte por las coberturas radiofónicas de José María García, esa pugna entre el foráneo y el nacional. No es una cuestión de que haga falta como, por ejemplo, pasaba décadas atrás con ciertos nombres que había que seducir con contratos y fijos de salida; más bien lo veo como algo inherente a la propia celebración de la carrera.  De esta o de cualquiera. Los grandes nombres venden. Si son los más grandes, más. Sí me llama la atención que en los últimos años, desde Nibali, el ganador de la edición anterior no haya defendido su dorsal 1. Este año apunta a lo mismo con Nairo Quintana. A la Vuelta no creo que le importe, porque el desarrollo deportivo de estos años ha deparado desenlaces interesantes. Y también está el hecho de que Chris Froome, el dominador del Tour estos años, adora la Vuelta, la piropea, manifiesta que la ansía y en ella, donde ya es el hombre que más podios ha sumado sin ganarla, se muestra mortal y frágil. Todo esto ha venido de la mano con un incremento de la internacionalización de la carrera y la creciente tutela de ASO, sin olvidar la apuesta por los recorrido tan específica que ha impulsado Javier Guillén. Tres factores que vienen a reforzar su fortaleza y su autonomía sobre una hipotética dependencia de la nómina de participantes, generosa en ilustres pero bastante menguada en el apartado de velocistas. 


lunes, 17 de abril de 2017

Un año con Víctor de la Parte #5

Mes 5
La Crono



GRAN PREMIO MIGUEL INDURAIN

Hicimos todo bien. Estaba claro que la responsabilidad era nuestra. Éramos el equipo de casa. Tampoco había muchos equipos WorldTour. Desde el principio cogimos las riendas. Herrada y yo hicimos un buen trabajo, estuvimos todo el día tirando. La pena fue que se nos escapó, pero bueno, cuando hay tanta responsabilidad, rematar es complicado. El Orica sabía que nosotros íbamos a coger las riendas, y así fue. Nos dejaron la tostada y nos comimos el marrón. De todas formas, Simon Yates demostró que está fuerte y que esos finales le van bien. 
Por mi parte, una vez hecho mi trabajo, y con vistas al País Vasco, no acabé la carrera. 
Tuve buenas sensaciones a pesar de que era el primer día y que era una carrera de un día donde todo el mundo va con muchas ganas.

PAÍS VASCO

Decían que era un recorrido más light, más sencillo. Pero creo que si ha ido así, ha sido por el tiempo, ya que hemos tenido suerte. En cuanto al recorrido, creo que ha dado mucho juego y hasta el último momento ha estado la cosa en segundos. De todas formas, a Valverde le van bien todos los recorridos (risas).
Alejandro no te da esa presión de estar todo el rato adelante, pero con el año que lleva y siendo a priori el favorito, nos obligó a coger las riendas desde el primer día. Todo el mundo nos vigilaba y hemos tenido que luchar con él y para él.
El día de San Sebastián hice un trabajo muy bueno. Valverde pinchó antes del puerto y tocó salvar los últimos kilómetros. Lo conseguimos.
El día de Bilbao fue una etapa rápida y estuvimos con Valverde para que entrase adelante. Como tampoco me tocó tirar, aproveché y estuvo en el grupo.
El ritmo que puso el Orica en Arrate fue increíble. Para nosotros fue perfecto. Si no lo hubieran hecho ellos lo hubiéramos tenido que hacer nosotros. Fue extraño, nos quedamos sorprendidos por el ritmo, pero sabíamos que era un final muy bueno para Alejandro. Era un puerto explosivo y además conocía el final. El objetivo era dejarle en cabeza. Yo hice la entrada al puerto, que no fue nada fácil, y a partir de ahí se arregló él solito.
En cuanto a la crono muy contento. He estado todo el año adaptándome a la bici. Además, con la motivación de estar en casa. No me esperaba el top10, sobre todo después de la fatiga tras trabajar todos los días. En el mismo rodillo calentado, la cabeza…ni calenté bien, hice un poco de paseo a ver qué pasaba. Luego me fui motivando y salió bien. Sabíamos que la vuelta se jugaba en esa crono. Yo serví de referencia a Valverde para coger tiempos. Al final, sabía que en una crono de una carrera WorldTour, entrar entre los 20 primeros era un logro, pero cuando vi el tiempo, supe que podía estar ahí. Finalmente conseguí la novena plaza.


AMOREBIETA

Veníamos de correr 7 días con fatiga grande. El objetivo era ver sensaciones. En la primera subida me encontraba bien, hice la selección y de ahí salió la fuga. Teníamos un compañero (Gorka) que sabíamos que era superior al resto de integrantes de la fuga. Para nosotros era perfecto porque era una buena baza. Estuvimos controlando un poco el grupo. Si la escapada no llegaba teníamos a Rojas detrás, y ya hemos visto como está de fuerte en la Amsteld Gold Race. Finalmente conseguimos la victoria con Gorka.



martes, 11 de abril de 2017

El Afilador, Jesús Gómez Peña




CARLOS VILLALBA

La editorial especializada en ciclismo, Libros de Ruta, ha lanzado una propuesta muy interesante, con la que los aficionados al ciclismo pueden a la vez disfrutar, aprender y adentrarse más aún en el mundo del ciclismo. Este deporte no consiste solo en un buen puñado de ciclistas pedaleando por llegar primeros y levantar los brazos. Además de eso, el ciclismo es una historia, muchas historias, con héroes, con villanos, grandes hazañas, monumentales fracasos, y no todo es retransmitido por televisión. Algunos detalles se nos escapan, solo son percibidos por algunos privilegiados, por aquellos profesionales de las letras que son capaces de engrandecen todavía más este deporte plasmándolos en el papel. Cada uno con su visión, cada uno desde su pasión.

En esta colección de reportajes son seis los autores que han participado. Fran Reyes, Jorge Quintana, Ander Izaguirre, Pedro Horillo, Juanfran de la Cruz y Jesús Gómez Peña. En Ciclismo Sobre Letras hemos hablado con cada uno de ellos para ahondar más en sus relatos. Una a una iremos publicando estas conversaciones, a la vez que conoceremos, de la mano de Libros de Ruta, cómo surgió la idea de esta recopilación.

JESÚS GÓMEZ PEÑA



De Papel: "Todas las grandes pruebas ciclistas han sido fundadas por periodistas y por editores que buscaban en las hazañas de los ciclistas, épicas historias que captaran la atención del público e hicieran aumentar las ventas de sus periódicos. En este artículo, se hace un repaso de los primeros pasos de las principales carreras ciclistas, y de los periodistas y medios que los impulsaron" (Prólogo del artículo)

¿Qué podría hacer que el periodismo y los medios se fijaran de nuevo en el ciclismo?

Afortunadamente, la prensa vasca aún reserva un hueco considerable al ciclismo. Suelen publicarse reportajes y entrevistas. Y hay una buena cobertura de las grandes carreras. Pero la competencia es feroz. El fútbol, omnipresente, abruma. Es un reflejo del país, de su falta de cultura deportiva. El ciclismo vive hoy de la televisión. O mejor, vive para la televisión. El circuito del World Tour se ha cargado las pequeñas carreras y también ha hecho invisibles a los equipos de segundo nivel. Ya no aparecen en las pantallas. Y así las carreras están llamadas a desaparecer. Es la propia estructura del ciclismo la que pone el foco en unas pocas carreras al año. En un periódico regional como El Correo todavía recogemos resultados de esas pruebas alejadas de la élite. Pero sin equipos profesionales ni carreras no salen ciclistas. Y sin ciclistas ganadores, el interés mediático se aleja a otros deportes. No creo que el periodismo, que fue el impulsor del ciclismo, tenga hoy en su mano la promoción de este deporte. Aquí  todo gira en torno a los ganadores. Con Fernando Alonso descubrimos la fórmula 1. Tras la generación de Contador y Valverde, el ciclismo necesita un heredero. Así funciona todo aquí. Hace falta un mesías.

Presentación del libro

Si fuera propietario de un periódico, ¿qué carrera le gustaría impulsar?

Las clásicas. Los monumentos. El Tour de Flandes, las clásicas belgas de segundo nivel y prácticamente desconocidas, Roubaix, Lieja, Lombardía... Son todo un mundo, lleno de historia e historias, con campeones que aquí ni suenan. Aquí vuelve a surgir el problema que aparecía en la respuesta anterior, la incultura deportiva. Y el caso es que cuando esas clásicas sí se retransmiten tiene eco entre el público. Pero su presencia en la televisión es demasiado intermitente (o se dan en diferido). Si tengo que elegir una carrera, sería el Tour de Flandes, porque Flandes es el corazón del ciclismo y porque esa carrera lo tiene todo. 




lunes, 10 de abril de 2017

Un año con Ángel Madrazo #5

Mes 5
El rey de la Montaña


ROUTE ADÉLIE DE VITRÉ

Se salió muy rápido. Me tocó buscar la escapada. No pude cogerla, pero la cogió mi compañero Gatis Smukulis y así estuvimos representados. A 50 kilómetros de meta cogieron a mi compañero y la carrera se volvió a relanzar. Se fue un grupo grande donde no teníamos representación y a mí, junto a otros compañeros, nos tocó trabajar para echar abajo la escapada. Lo hicimos. Nuestro compañero Yannick Martinez lo reservamos para el sprint en circuito, aunque no pudo ser. La verdad es que para el equipo no fue nada bien la carrera.
Por mi parte, una vez hecho mi trabajo, en el circuito final preferí guardar fuerzas para el resto de días.

TOURANGELLE

En esta carrera nos tocó seguir trabajando para meternos en la escapada. Thierry Hupond se metió en la escapada y consiguió ganar la montaña y luego Yannick hizo séptimo en meta lo que significaba un gran puesto para el equipo. Aunque la escapada esta vez tampoco puedo ser, lo importante es que en ocho carreras que hemos corrido, ocho carreras en las que hemos estado fugados.
Después de un mes sin competir, notaba la falta de ritmo. Soy un corredor al que la primera competición le cuesta, pero luego voy entrando.


CIRCUITO DE SARTHE

Aquí también teníamos que estar representados en la escapada. Un corredor del Roompot (Martijn Budding) arrancó. Fui tras él pensando que iban a venir más corredores, pero al final nos quedamos solos y había que tirar para adelante. Solo los dos era difícil. Budding dejó todas sus fuerzas para llegar lo más lejos posible y en el circuito final estuve 3 vueltas solo, y ya era muy difícil. Además, por detrás se puso a trabajar la FDJ y nos cogieron.
Hicimos un buen trabajo consiguiendo el maillot de la montaña. El corredor del Roompot me lo disputó, pero las cotas me venían muy bien y cuando vio como le arranqué en la primera cota, en las siguientes no me puso muchas dificultades.

Una vez vestido con el maillot de la montaña había que pelear por mantenerlo. Conseguir cualquier premio es importante para el equipo. Me tocó luchar para ganar la montaña. En la etapa reina lo perdí. Fue muy difícil coger la fuga, aunque lo intenté. En la última etapa me costó dar batalla. Estuvimos a tres minutos, pero varios equipos, entre ellos el Androni y el Roompot, que no metieron a nadie, la quisieron echar abajo. Lo consiguieron. Dejé todas mis fuerzas para pasar los 3 pasos de montaña y que el líder no puntuara. Lo conseguí. Al sprint ganó el favorito, Coquard.

Estoy muy contento por ganar la montaña ya que desde el primer día fue el objetivo. Es un maillot muy importante para el equipo y gracias a mis compañeros pude mantenerlo. Este tipo de premios de hecho, se reparte entre todos los compañeros en mi equipo. Ellos también han peleado por él. Aunque depende de cada equipo, en el Delko Marseille Provence KTM repartimos los premios metálicos entre todos.


UN DÍA DE PRECOMPETICIÓN

Hoy nos hemos levantado sobre las 8h y hemos desayunado. Sobre las 10:30 hemos rodado 2 horas y poco. Yo he hecho series de activación. Me gusta forzar un poco el día antes de una carrera para no llegar tan relajado a competición. Al llegar de entrenar he estado charlando con el mecánico para la puesta a punto. Después hemos comido y me he echado una siesta. Luego tenía masaje. He aprovechado con el masajista para transmitirle sensaciones. Además, me ha contado cómo es la carrera de mañana, él ya ha estado más veces, y quién la ha ganado en las últimas ediciones, con lo que me he hecho una idea del tipo de carrera que puede ser. Después tocaba relax en la habitación para hablar con la familia. A las 20h - 20h30 cenaremos. Luego, antes de dormir, estaremos un rato de sobremesa con los compañeros. Mañana, Paris-Camembert.

Mañana todo depende de cómo estén las piernas. Ver si se puede atacar desde lejos o al final. Las carreras en Francia son muy diferentes a las españolas. Son carreras que se luchan desde el kilometro cero hasta el final, cualquier equipo, ya sea ProTour, Continental Pro o Continental, se te puede echar a tirar una escapada abajo y que la carrera vuelva a empezar. 



viernes, 7 de abril de 2017

Un año con Mavi García #5

Mes 5
Noja 




LA PREVIA

Llevaba bastante traca encima. Estuve tres semanas seguidas de competición muy fuertes donde me encontré muy bien, el día después de cada competición parecía que no había competido. Pero luego he estado dos semanas entrenando bastante mal y cansada. Me hubiera gustado estar a un poquito más de nivel. Aunque casi mejor estar así en estas competiciones que más adelante.
El tema del pelotón bastante controlado. Ha sido una de las carreras con más chicas, por lo menos desde que yo estoy corriendo. Parece como que la Copa de España ya está controlada en ese sentido. Esa es la sensación que me tengo. En un momento dado me abro y paso por el lado sin necesidad de hacer muchas peripecias.

LA CARRERA

Teníamos un equipo bastante fuerte. El planteamiento era claro, ganar la clasificación por equipos y la carrera, por supuesto.
Si podíamos hacer alguna escapada al principio o en mitad de carrera mejor. Tanto Lorena Llamas como Roos Hoogeboom provocaron alguna escapada e hicieron trabajar bastante al Lointek. Yo me mantuve al margen hasta los puertos. En la penúltima subida me puse delante, provoqué un corte pero con el pelotón tan numeroso nos cogieron. Yessica Perez fue al coche, vio que Paola Muñoz me había seguido en la montaña y dijo que intentáramos irnos nosotras dos. También se vino Lorena con nosotras. Mejor tres que dos. En el último puerto hice lo mismo y se hizo el corte bueno. Pensé que luego tendría más fuerza pero no tenía las piernas para muchas fiestas (risas). Llegamos tres del equipo. Lo intenté por última vez, no las pude dejar. Paola ya daba los relevos guardando un poco de fuerzas. Yo sprintar no sprinto y ella arrancó desde abajo de la subida. Es una buena sprinter y confiaba en que rematara la carrera. Así fue.


COPA DE ESPAÑA

Voy a intentar llevarme la montaña porque es algo que me motiva y me va bien. La próxima prueba es en Burgos, no voy a poder estar porque me coincide con el europeo de duatlón. Haré lo que pueda para mantenerlo. En cuanto a la general… depende de cómo vayan viniendo las cosas. Lo principal es ganar por equipos y luego, que gane yo u otra no importa.

EL EQUIPO

El equipo está bastante más completo que el año pasado. Veo más complicidad, a la gente con más ganas y a chicas más fuertes. La cuestión ahora es que nos entendamos bien y ya está.
Yo estoy dispuesta a hacer lo que sea. Si me dicen que haga algo, lo hago. Encantada. En Sudáfrica, donde las compañeras estuvieron trabajando para mi, hablé con las chicas y con Agurtzane, y les dije que me gustaría, aunque fuese en una Copa de España o en alguna más llana, dejarme la piel por otra compañera, para que vean que yo también puedo hacerlo.   


viernes, 31 de marzo de 2017

Entrevista a Jon Irisarri

CARLOS VILLALBA

El año pasado Jon Irisarri participaba con nosotros en una multientrevista llamada "Ser Amateur". En ella, junto a otros ciclistas de la categoría, describía lo que suponía estar en la antesala del profesionalismo. Hoy tenemos la suerte de volver a entrevistarle, pero ahora sí, como ciclista profesional. No ha cambiado de estructura, sigue vistiendo de verde y llevando el nombre de Caja Rural en el pecho, pero ahora todo es distinto.


Lobato al Lotto-Jumbo, Barbero al MovistarTeam, tú pasas a profesionales, ¿tan estrecho es el pasillo para un velocista o clasicómano en España?

Solo con el sprint es muy difícil pasar a profesionales desde aficionados. Yo no soy tan sprinter, de hecho, este año veo que subo cada vez mejor y estoy perdiendo un poco de spint. En País Vasco, si quieres pasar a profesionales tienes que subir, tienes que pasar algunos puertos mínimamente. Para pasar como sprinter tienes que ser muy rápido y ganar muchas carreras, y hay muy pocas al año. Si te fijas, Barbero tampoco es un sprinter puro. Él pasa puertos y le van bien los sprint que pican hacia arriba. Se le dan mejor que los sprint llanos. Hoy en día es difícil que un sprinter puro pase a profesionales.

¿Pasar del equipo amateur de Caja Rural al profesional hace que sea más fácil la adaptación?

Sí, siempre conoces a la gente. Desde que eres amateur conoces más o menos a los directores y a la gente que rodea al equipo. Así se hace mucho más ameno. Incluso conoces a algunos compañeros del equipo. El camino es más fácil, más tranquilo y te adaptas mejor.

Tienes dos temporadas por delante con el equipo, ¿cómo habéis planteado los objetivos, a corto plazo o teniendo en cuenta ese ciclo de dos años?

Me gustaría demostrar desde el primer año que valgo para ser ciclista profesional. Hay otro ritmo en profesionales y tienes que ir cogiéndolo. El inicio de temporada ha sido duro, pero me estoy adaptando bien, poco a poco. Este año quiero adaptarme a esta categoría, pillar bien las fugas, no tener problemas para acabar las carreras, ser un gregario de confianza para el equipo y que vean que estoy capacitado para ello. El segundo año, según la evolución en el primero, ya veremos los objetivos.

¿Qué cambios a sufrido tu preparación?

Tengo el mismo preparador. Llevo desde que comencé en el ciclismo con los mismos, son como mis padres. Estamos en contacto a diario. Este año es un poco diferente. Un poco de más kilómetros, se mima todo un poco más, incluso los días de series es todo más duro y con más series. Pero tampoco ha cambiado tanto con respecto al año pasado.
El equipo me da libertad en este aspecto. No me hacen especial seguimiento. Somos profesionales y en caso de que en las carreras no anduviera bien ya verían por qué ocurre eso. Pero mientras funciones, te dan libertad para trabajar por tu cuenta. Y eso lo valoro muchísimo.

¿Vas a seguir con la pista?

Me encanta la pista y no me gustaría olvidarla. Tuve la oportunidad de ir este sábado a la Copa de España de Donosti, pero corriendo la Itzulia la semana que viene, hay que estar bien concentrado y descansado. Me da pena no correr estas copas de España, pero mi equipo es de carretera y tengo que cumplir con las carreras que me ponen. Pero si el calendario me lo permite a los campeonatos de España o algunas carreras me gustaría ir. Por ejemplo, este año he ido a Portugal a competir y eso me sirve para prepararme la carretera. Esa chispa y esa fuerza que te da la pista, hace que no pierda del todo el sprint.
La pista me ha aportado muchísimo. Cada semana suelo ir a entrenar una vez al velódromo. Te da ese punto de cadencia que pierdes en la carretera. Por ejemplo, para puertos de ocho minutos donde sufres mucho, la pista te da ese punto de intensidad. Para esos momentos agónicos, en pequeños puertos, te viene muy bien la pista.

¿Cómo llevas el peso?

He perdido algo de peso esta temporada. Hemos tenido un inicio de temporada muy fuerte y soy de perder bastante rápido el peso. Aunque suelo mantener bien, con mucha caña pierdo peso. Llevo ya 22 días de competición, muchos más kilómetros, más desgaste….he perdido peso y músculo. Con todo esto he ido perdiendo el punto de sprint que tenía el año pasado pero he mejorado la capacidad en carreras largas y subidas.


¿En qué tipo de corredor te gustaría convertirte?

Me gustaría ser ese tipo de corredor que pasa puertos y que llega en un grupo reducido al sprint. Un corredor para clásicas con muchos puertos encadenados o repechos, como una Lieja. Un corredor que tenga fuerza y que sea rapidillo. Pero nunca sabes lo que vas a ser. Hay que ir poco a poco. El cuerpo me dirá que tipo de ciclista soy.

¿Te gusta el rol de velocista comodín o te gustaría formar parte algún día de un equipo donde la velocidad sea más importante?

No me importa ser un comodín. Todos los equipos suelen tener alguno. Al final, hay que valorar qué estructura te da la mejor opción. Si quieres ser sprinter y un equipo te dice que te ficha para ser lanzador, igual tú crees que puedes ganar carreras y es mejor ir a un equipo como comodín y buscar tu propio camino. No sé, nunca había pensado en esa elección (risas)

¿Te gustan más las carreras francesas, belgas o italianas?

Las italianas me gustan mucho. Carreras con muchas emboscadas, con repechos duros y rompepiernas. Creo que esas carreras me vienen bien y me gustan.

¿Hay mucha diferencia a la hora de coger una fuga en amateur y en profesionales?

En profesionales la diferencia que estoy viendo es que cuando se hace la fuga el pelotón normalmente se para y te puedes tranquilizar un poco. En amateur casi nunca pasa eso, siempre tienes que ir a tope. En profesionales hasta pillar la fuga tienes que sufrir muchísimo y una vez pillada, el pelotón te marca cuánto tiempo te deja y tienes que bajar el pistón para ir de nuevo a tope al final. En aficionados podía salir a más de un ataque pero en profesionales tienes que pensar cuándo salir y cuándo no. Si en amateur tienes cinco posibilidades de salir, en profesionales solo tienes una.

¿Qué tres carreras te gustaría correr algún día?

La Milán San Remo, el Campeonato del Mundo y la Itzulia.

¿Hay mucha diferencia entre moverse en un pelotón pro y en uno amateur?

Sí, la mayor diferencia es la colocación. Con tanta tensión es difícil colocarse bien. En amateur se suele dejar más hueco, pero en profesionales todo el mundo lima a saco y además todo el mundo anda mucho….en amateur adelantas por los laterales y aquí es por dentro.

¿Con qué ciclista te gustaría tomar un café y poder charlar de ciclismo?

Con Mark Cavendish. Siempre ha sido mi ídolo.


¿Qué tal van los estudios de Dirección y Administración de Empresas?

Este año lo tengo más apartado. Las asignaturas que me quedan son muy prácticas, y como no puedo ir ni a la academia ni a la universidad, porque estoy mucho tiempo fuera de casa…pero no quiero dejarlo e ir sacando poco a poco las asignaturas.

Te escuché decir en la radio que te gusta leer, ¿qué libro de ciclismo te ha gustado más?

Si te digo la verdad, no he leído ningún libro de ciclismo. Veo muchas carreras y me gusta mucho el ciclismo pero no me gusta saturarme de ciclismo. Al llegar a casa de entrenar me gusta leer para relajarme y leer sobre cicilismo seria ciclismo todo el día. El de David Millar me gustaría leerlo.


TEST CAJA RURAL