jueves, 16 de febrero de 2017

Un año con Ángel Madrazo #3

Mes 3
Rodando


GRAN PREMIO CICLISTA LA MARSELLESA

El equipo trabajo muy bien desde el principio hasta el final. Lo importante era meter a un corredor en la fuga. Lo hicimos con Combaud con el que ganamos la montaña. Atrás estuvimos trabajando hasta el final. En el puerto donde se decide la carrera, Mauro Finetto, Julien El Fares y yo conseguimos pasar delante. El grupo se dividió en dos por los continuos ataques. Se fue un grupo de 10 donde con El Fares estábamos bien representados. Yo estuve detrás guardando los ataques. Hice el puesto el 20 que es lo de menos, pero conseguimos hacer casi podio en la prueba de casa y segundo mejor equipo.
Lo importante era meter a Combaud o Quentin Pacher ya que subían bien. Conseguir la montaña era importante y estar presentes en la parte final Finetto, El Fares y yo. En general, conseguimos hacer buen trabajo en equipo.

Esa carrera se vive como si fuera un mundial. Al igual que las que hemos hecho y las que vamos a hacer, son super importantes para el equipo.

Fui el único español de la carrera. No sé si ya me había pasado, quizás en Bélgica con Movistar, pero se me hace muy raro, creo que es la primera vez. Cuando no están los españoles también está bien porque me tengo que integrar más con el idioma. Todos me ayudan, tanto a mí como a los que no hablan francés. En este equipo es todo muy familiar.

LA ESTRELLA DE BESSÈGES

La general era muy difícil para nosotros. Las dos primeras etapas fueron complicadas por el viento. El segundo día tuve una avería mecánica. Creo que me hubiera ido mejor si no hubiera tenido ese problema. La tercera etapa, la más dura, nos fue muy bien. En una fuga de 20 metimos a 4 compañeros. Los demás estuvimos atrás tapando los huecos. En la cuarta etapa, la mía (risas)…a la que le tengo mucho cariño, porque siempre me ha gustado,  casi le doy la primera victoria al equipo. El ciclismo es así, que te cojan a un kilómetro es duro porque llevábamos todo el día trabajando. Alguno de los siete de la fuga se merecía la victoria. El equipo muy contento conmigo por haberlo dado todo, luchar hasta el final y darle presencia al equipo.

La crono la hice con la KTM de contrarreloj. Era la segunda vez que la usaba y muy contento con ella. Me adapto bien al material de las bicicletas.

Caja Rural también competía. Esto lo había vivido ya con Movistar. Es una sensación rara, pero con los corredores sigo teniendo amistad. Incluso en las escapadas echas mano de ellos y ellos de ti. Somos rivales pero amigos. Le deseo lo mejor al Caja Rural porque ha sido parte de mi vida.


BALANCE

Las sensaciones han sido muy buenas. El la Marsellesa hubo momentos clave en los que un compañero atacaba y yo debía respetar. Me tocó estar de freno. Pero estuve atrás por eso y no porque me faltaran fuerzas. En Bessèges, el día de los abanicos, también tuve buenas piernas. Y sobre todo en la cuarta etapa, la tenía marcada con una equis.

INVITACIONES

No haber sido invitados al Tour para el equipo ha sido un poco duro. Hubiéramos dado muchísima presencia y peleado para la montaña y las etapas. Aun así encontramos recompensa en la Paris-Niza y la Dauphiné. Esta última la he hecho solo una vez en mi vida y siempre me gustó. Le tengo mucho respeto. Ambas son carreras que si no estás al 100% lo pasas muy mal.

Lo próximo es el Tour de Haut-Var y el Tour la Provence.

Las sensaciones son muy buenas. De peso estoy bien. En algún puerto de casa he hecho test y estoy cerca de mis mejores tiempos. Cuando es así quiere decir que las piernas funcionan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada